¡Oye! ¡Pareces un relámpago sobre la Tierra! Según la metáfora de mi padre, yo había sido como un relámpago hasta el pasado viernes. Este día le llamé desde muy lejos; no había tenido ocasión hasta ese momento. Antes del viaje había disfrutado de tres semanas laboriosas preparando trabajos y charlas. El cansancio del viaje (muchos […]

continuar leyendo...