Los langostinos se ponen colorados, como muchos turistas nórdicos cuando les da mucho el calor. Los langostinos empiezan grises, cuando los ponemos a la plancha para asarlos se van coloreando y acaban ¡ROJOS! Y en un plato, acompañados de un vaso de vino o una cerveza… sin comentarios…  

continuar leyendo...