Evita distracciones innecesarias. ¡Concéntrate! En el trabajo, tu enemigo no es el tiempo. Son las distracciones. Nos quejamos de las tareas que nunca se acaban, de tener que hacer horas extras. Tu aliado es la concentración, pero es fácil despistarse y perderla (varias veces) a lo largo del día. Evitar las distracciones tiene dos objetivos […]

continuar leyendo...