Retomando lo dicho, para ejercer la función reproductora se requiere de la unión de un macho y una hembra de la misma especie que copulen para así generar un nuevo individuo. Por el contrario, la nueva función erótica no lo requiere. Al no tener que complementar material genético alguno, las actividades eróticas que se realicen […]

continuar leyendo...