Decíamos en El viejo huevo de Colón o Cómo plantar un huevo (1ª parte), que Colón mostró cómo se podía hacer para que un huevo quedara de pie, rompiendo ligeramente la base del huevo. La historia tiene la bonita moraleja de que “toda pregunta es fácil, una vez se conoce la respuesta“. Pero, ¿y si […]

continuar leyendo...