– Dedique, mínimo, 15 minutos al día para conversar y conocer lo que piensan y sienten. – Los hijos no sólo tienen que ser aceptados sino apreciados tal como son. Tienen que sentirse especiales sólo por el hecho de existir. – Dé mensajes de esperanza y creencias en un ser superior, no importa a que […]

continuar leyendo...