Continuamente nos llegan ofertas de nuevos productos alimentarios y, casi siempre, al poco tiempo se levantan voces de alarma en su contra. Ciertamente la industria alimentaria mueve MUCHÍSIMO dinero, y tiene el mayor interés en que consumamos sus productos. Muchos de estos productos reemplazan comidas más “naturales” o tradicionales, con el consiguiente aumento de la […]

continuar leyendo...