Hacía meses que no hablábamos de Danna (recuerden su caso; Danna, la niñita boyacense de la prensa… 1 y Danna, de nuevo… 2). Pero ha vuelto, con su abuelita, y se ha “agenciado” una culebra mágica: te pica la culebra, y te entra un sueño profundo e inmediato. Y si Danna te da un beso, […]

continuar leyendo...