Como buenos descendientes de los españoles, los colombianos piensan que las leyes se hacen para no cumplirlas. Por ejemplo: las normas de tráfico. Ningún colombiano respeta la doble línea continua en la carretera, ni la prohibición de adelantamientos en curvas o cambio de rasante, ni las limitaciones de velocidad, etc. ¿Cual es la consecuencia? Muertes […]

continuar leyendo...