Tres amigas conversaban y una dijo: -¡Uy! ¿Qué les cuento? Cuando hago el amor con Juan, le toco los huevos y se le ponen…¡calientes, calientes, pero bien calientes! -La otra dice: – ¡Uy! P’os a mi me pasa igual. Cuando yo hago el amor con Pedro, le toco los huevos y también… ¡se le calientan […]

continuar leyendo...