Según un nuevo estudio, las personas adultas que sufrieron malos tratos en su infancia tienen el doble de probabilidades de experimentar episodios depresivos múltiples y duraderos en comparación con las que disfrutaron de una infancia sin malos tratos.

El equipo de los doctores Andrea Danese y Rudolf Uher, del King’s College en Londres, también ha descubierto que las personas que sufrieron malos tratos en su infancia tienen menos probabilidades de mejorar del modo esperado ante los tratamientos farmacológicos y psicológicos que se utilizan habitualmente para la depresión.

Las conclusiones de la investigación se basan en los resultados de un análisis combinado de los datos de 16 estudios epidemiológicos con más de 20.000 participantes y de 10 ensayos clínicos con más de 3.000 participantes.

La depresión está entre los trastornos psiquiátricos más comunes en todo el mundo, con uno de cada diez niños expuestos a malos tratos, incluidos las distintas formas de negligencia y de abusos psicológicos, físicos o sexuales.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) prevé que en 2020 la depresión será la segunda causa global de enfermedades en personas de todas las edades.

Investigaciones anteriores han demostrado que las personas que fueron maltratadas tienen más probabilidades de presentar anomalías en los sistemas biológicos sensibles al estrés psicológico (el cerebro, el sistema endocrino y el sistema inmunitario) tanto en la infancia como en la adultez.

Publicado el 6 October, 2011
por en Noticias / Historias, Salud. Etiquetas: .

Imprimir artículo

Otros artículos