Como ellos mismos dicen, los hombres son más simples que nosotras. Cariño, risas y mucho sexo son la fórmula perfecta para hacerles felices. Si acabas de conocer a alguien, pon en práctica las diez claves que te damos y caerá rendido a tus pies.

1- Chica sexi
A ellos nos les gustan las mujeres demasiado maquilladas ni arregladas, pero de eso a pasearte por casa con el pijama de felpa hay una gran diferencia. ¿Tu lema? Be sexy. Estés donde estés. Consigue que los demás hombres te miren y el tuyo no que quitará la vista de encima. Cuidarte, primero por ti y después por él, te hará sentir más segura de ti misma y él lo notará.
2- Hazle reir
Nosotras siempre decimos que nos gustan los hombres que nos hacen reír. A ellos también les encantan las mujeres alegres, divertidas, que estén siempre de buen humor. Si se divierte contigo, te lo habrás ganado desde el primer día. Pero que dure, que no se sienta engañado cuando pase el tiempo. Intenta despertarte de buen humor, relativizar los problemas y no caer en el dramatismo. Si lo consigues, serás su mejor amiga.
3- Dale sexo
Para un hombre, el sexo es casi el 80% de una relación. Si tenéis buena cama, lo demás se puede arreglar. Ellos no entienden que al principio todas las mujeres parezcan locas por acostarse con ellos y con el tiempo vayan perdiendo la libido. Si sabes el refrán sobre los casados, haz que vosotros seáis la excepción y le tendrás comiendo de tu mano. Y que no se te olvide nunca ensalzar sus habilidades como amante.
4- No quieres compromiso
Casi todos presumen de que las mujeres quieren cazarles, hasta que llega una que se les escapa. Si quieres volverle loco, dile desde el principio que te cuesta atarte a alguien, que no llevas bien el compromiso, que necesitas libertad y no quieres nada serio. Su interés por ti se multiplicará exponencialmente. Más aún si no le hablas nunca de formalizar la relación, tener hijos o presentarle a tu familia.
5- Dale libertad
Sin que te la pida y porque tú también la necesitas. No le pongas ningún problema para salir con sus amigos o hacerse una escapada, ni siquiera para quedar con una amiga e incluso una ex novia. Si le animas, le dices que disfrute y te entusiasmas con sus planes aunque tú no participes en ellos, no querrá despegarse de tu lado. Y si tú también ejerces esa libertad, se dará cuenta de que no le necesitas y no querrá separarse de ti.
6- ¿Vemos el futbol?
Cuando haya partido, compra cerveza y aperitivos y dile que invite a sus amigos a casa. Si eres capaz de ver el fútbol con él y además te lo pasas bien, no podrá negarte nada. Y si un día le sorprendes con entradas para ir a ver a su equipo, para el baloncesto, las carreras o el tenis, te pedirá matrimonio. Psst. Si él ha visto el fútbol fuera, espérale en casa vestida solamente con la camiseta de su equipo.
7- Hazle la cena
Es un clásico, pero a los hombres se les sigue conquistando por el estómago, más aún en los tiempos de la comida rápida y los congelados. Si le recibes con la mesa preparada y la comida hecha, correrá desde el trabajo a casa. Y si el menú tiene “final feliz”, es decir, que tú seas el postre, querrá pedirte matrimonio.
8- No te enfades
Los hombres odian discutir por tonterías y pierden los nervios cuando lloramos para ablandarles. Sé lista y rompe con el estereotipo femenino. No te enfades sin una causa importante, no seas susceptible, no montes escenas ni llores por cualquier cosa y serás su mejor amiga. Cuando llegue a casa cansado, estresado y silencioso, déjale descansar, ellos odian que hablemos sin parar y les pidamos que nos escuchen cuando están con el mando de la tele en la mano.
9- Improvisa
Trabajar de lunes a viernes, ir a la compra el sábado por la mañana, ordenar el garaje por la tarde, ir a comer a casa de vuestros padres el domingo… Esa vida puede acabar aburriendo a cualquiera. Sal de la rutina y sal de casa. ¿Quién quiere ir al súper cuando puede irse tomar cañas con los amigos? O de fin de semana, o a jugar al tenis, o al cine. Sé imprevisible para él y te adorará.
10- ¿Reproches?
Se equivocó, lo hizo mal, no te hizo caso… pero no se lo reproches. No hay frase que ellos odien más que un “te lo dije”. Si la cambias por un “no pasa nada”, “a cualquiera puede ocurrirle” o, simplemente ni lo comentas, tu opinión será sagrada para él. Perdona, olvida, fluye y no podrá evitar enamorarse de ti.

Publicado el 5 August, 2011
por en Divulgación, Salud. Etiquetas: .

Imprimir artículo

Otros artículos