– Menos grasas animales. Es importante limitar el consumo de grasas animales como la mantequilla, el tocino, la manteca, etc. y sustituirlas por grasas vegetales como el aceite de oliva o de semillas como el girasol. – Menos carne y embutidos. También es importante reducir el consumo de carnes y embutidos. Evite el bacon y […]

continuar leyendo...