Pequeños mimos ofrecidos por amor, placer o simplemente para sentirse más cerca del otro, el cunnilingus y la felación son prácticas recurrentes en el encuentro sexual y existen desde el inicio de los tiempos.

Prácticas de toda la vida que a veces se reprimen

Encontramos en el Kamasutra consejos específicos para realizar una felación. En cuanto al cunnilingus, el libro asegura que enloquece a las mujeres: “Por pasión a este tipo de placeres, las cortesanas dejan a sus amantes generosos y poseedores de buenas cualidades para encariñarse con los esclavos”.

Si en la Edad Media tales prácticas quedaron fuertemente reprimidas por la Iglesia, hoy, según muchas estadísticas, son cada vez más frecuentes.
Un estudio anglosajón

Para algunos, intercambiar caricias orales no se considera una relación sexual. Es lo que hace pensar un estudio realizado a 900 estudiantes anglosajones. Para el 66 por ciento de los jóvenes británicos, así como para el 59 por ciento de los americanos, practicar una felación o un cunnilingus no es un verdadero acto sexual.
Preferencias ibéricas

En España, el 69 por ciento de los hombres y el 78 por ciento de las mujeres asegura practicar sexo oral, según el Informe Durex de Bienestar Sexual 2007/2008. El estudio revela sin embargo que el sexo vaginal sigue siendo el preferido de todos (92% hombres, 96% mujeres).
De la teoría a la práctica

Para un hombre, es más fácil hacer disfrutar a la mujer con la lengua que con su sexo. En caso de eyaculación prematura o de problemas de erección, el cunnilingus será una práctica muy bien recibida por la mujer.

Un último consejo: la manera de practicar el sexo oral es importante, pero lo que le gusta a una persona puede no gustarle a otra: lo mejor es hablar de las preferencias de cada uno.

Dr. G. Charbonnel

Publicado el 6 May, 2011
por en Divulgación, Salud. Etiquetas: .

Imprimir artículo

Otros artículos