El LSD o lisérgica es otra de las sustancias alucinógenas que merecen especial atención.

Las sustancias alucinógenas provocan distorsiones visuales, que pueden llegar a alucinaciones y que en general son denominados efectos psicodélicos. Estas sustancias se encuentran en hongos, plantas y animales o bien en productos de síntesis química.

Desde el punto de vista de la toxicología los alucinógenos son considerados sustancias peculiares aún cuando no se caracterizan por producir dependencia. Muchos alucinógenos se conocen desde la antigüedad, y aún  hoy en día son usados en rituales religiosos y ceremonias mágicas, por ello tienen una importancia sociológica, histórica y cultural.

Los alucinógenos presentan gran interés para su estudio por: las características de sus efectos, los cuáles intervienen en las principales funciones de la mente humana, síndromes psicóticos que comparten una buena parte sus signos y síntomas, aún no se ha podido descartar definitivamente que estas sustancias pueden tener alguna utilidad terapéutica en el campo de la psiquiatría.

El consumo de alucinógenos en el mundo occidental antes de desaparecer, probablemente se pueda incrementar en el próximo decenio.

Farmacolgicamente, los alucinógenos se clasifican relacionando su estructura química con la de los neurotransmisores cerebrales. Pueden ser sustancias relacionadas estructuralmente con la Serotonina. De entre estas últimas, el alucinógeno de referencia es el Lisérgico o LSD, por ahora es desconocido el mecanismo de acción de los alucinógenos. Sí puede afirmarse que estas sustancias actúan mimetizando los efectos de la serotonina en regiones del SNC.

Esta substancia por sí misma no genera dependencia pero casi siempre se asocia su consumo al de otras drogas que sí la provocan.
Los efectos principales de estas drogas  dependerán  de factores ambientales  y personales y también de la dosis, el estado de ánimo y las expectativas del usuario, encontrándose reacciones de pánico, , flashbacks o trastornos de la sensopercepción, psicosis tóxicas y pueden generar trastornos esquizoides permanentes por lo cual se piensa que es el detonante de una estructura psicótica preexistente.

Existen otras sustancias que pueden producir alucinaciones como resultado de una intoxicación aguda como son: el  cannabis y sus derivados o los anticolinérgicos (escopolamina, atropina,).

Publicado el 4 August, 2010
por en Salud. Etiquetas: .

Imprimir artículo

Otros artículos