Evita distracciones innecesarias. ¡Concéntrate!

En el trabajo, tu enemigo no es el tiempo. Son las distracciones. Nos quejamos de las tareas que nunca se acaban, de tener que hacer horas extras. Tu aliado es la concentración, pero es fácil despistarse y perderla (varias veces) a lo largo del día.

Evitar las distracciones tiene dos objetivos claros: hacerte ser más productivo y, por tanto, evitar las horas extra. Eso no quiere decir que nos tengamos que poner las orejeras como los burros desde que entramos hasta que salimos de la oficina. Las pausas son importantes.

Y lo peor es que las distracciones están a nuestro alrededor, en forma de herramientas de trabajo. Te presentamos a los diez enemigos de la productividad:

1. El correo electrónico. ¿Cuántas veces lo controlas cada hora? ¿Acaso no sabes que puedes temporalizar la recepción de nuevos mensajes?
2. El teléfono. Haz lista VIP de llamadas que puedes recibir. El resto, a la cola.
3. El espacio abierto. Hazte un “despacho de trabajo” mental en tu espacio: escritorio, bandejas de documentos y pantalla del ordenador. Ordénalo según prioridades o necesidades de cada tarea.
4. Tu mesa. ¡Por orden, aaaaar! ¿Cuánto tiempo inútil pierdes buscando la documentación que necesitas?
5. Tu selección musical. No te tienes que aprender las letras, así que dedícate a escuchar. Los auriculares puestos son un ahuyentador para aquellos compañeros que pueden interrumpirte .
6. La dispersión de objetos útiles. ¿Qué hace la carpeta del proyecto en el armario de la otra planta? No des paseos innecesarios y ten a mano todo lo que necesitas.
7. El reloj. Todas las horas son iguales, y tú debes repartir tu carga de trabajo entre ellas. Es obvio que hay momentos en los que rendimos más que otros .
8. Las dudas. Trabajar con ideas vagas te obligará, seguramente, a repetir parte de tu trabajo. Pregunta todo lo que necesites antes de empezar, sin vergüenza.
9. Internet. La atracción por los enlaces, por navegar, nos lleva a nuevos mundos. Y nos aleja del universo “trabajo”. Cuando regresas, no sabes qué estabas intentando hacer.
10. Las pausas. Es más que recomendable tomar un descanso cuando llevemos un buen rato dándole al coco. Pero no se trata de parar dos horas por cada dos horas de trabajo, sino lo necesario para desconectar y volver listo para empezar de nuevo.

Es importante que detectes por qué dejas que estos enemigos interrumpan en exceso tus tareas. ¿Acaso no has descansado lo suficiente? ¿O quizá es que tu trabajo no te motiva lo suficiente? Si es lo segundo, con más motivo debes concentrarte: para salir a tu hora y que te quede tiempo para encontrar nuevas actividades, aficiones o formación que te hagan sentir mejor.

Publicado el 13 June, 2010
por en Divulgación. Etiquetas: .

Imprimir artículo

Otros artículos