Los consumidores que optan por los alimentos orgánicos a menudo creen que están cuidando su salud, pero actualmente no existen pruebas sólidas que apunten a que este tipo de productos aporte beneficios, según una nueva investigación.

Un número “desalentadoramente reducido” de estudios bien diseñados ha analizado si los alimentos orgánicos ofrecen más beneficios que los productos convencionales, según un trabajo de los investigadores de la Escuela londinense de Higiene y Salud Tropical.

Además, este estudio halló que las investigaciones desarrolladas hasta el momento se centraron principalmente en los resutados a corto plazo de la alimentación orgánica – mayormente en torno a la actividad de los antioxidantes en el cuerpo – en lugar de en los efectos para la salud a largo plazo.

La mayoría de los estudios sobre antioxidantes no lograron encontrar diferencias entre las dietas orgánicas y las convencionales.

La investigación, publicada en el American Journal of Clinical Nutrition (http://www.ajcn.org/), se suma a los hallazgos publicados el año pasado por el mismo equipo de expertos.

En aquel estudio, los investigadores analizaron 162 artículos aparecidos en publicaciones científicas durante los últimos 50 años y no encontraron pruebas de que los alimentos orgánicos y convencionales difieran significativamente en su contenido nutricional.

Para la actual investigación, los científicos pudieron hallar sólo 12 estudios publicados que cumplieran su criterio de evaluación sobre los efectos en la salud de los alimentos orgánicos.

“Un hallazgo importante y sorprendente de esta revisión es la naturaleza extremadamente limitada de pruebas en este área, tanto en términos de número como de la calidad de los estudios”, escribieron el doctor Alan Dangour y sus colegas.

La investigación en este campo no parece estar incrementándose, destacó el equipo de Dangour, que consideró que cuatro de los 12 estudios analizados deberían plantearse mejor. Los experimentos revisados se realizaron en humanos y animales y fueron publicados en 2008 o 2009.

De la docena de estudios que los investigadores identificaron, seis fueron experimentos clínicos a corto plazo que buscaban determinar si alimentos orgánicos específicos cambiaban los indicadores de actividad antioxidantes en la sangre.

Esos experimentos no mostraron pruebas sólidas de que consumir alimentos orgánicos mejore la actividad de los antioxidantes, pero los estudios también fueron limitados en alcance, dado que eran pequeños – el mayor incluía 43 hombres – y no duraban más de unas pocas semanas.

Los productos orgánicos se obtienen sin usar pesticidas convencionales, fertilizantes sintéticos, antibióticos u hormonas, que potencialmente podrían despojar a los alimentos de los beneficios que aportarían a la salud de las personas y al medio ambiente.

Publicado el 28 May, 2010
por en Salud. Etiquetas: .

Imprimir artículo

Otros artículos