La norma limitará la reagrupación familiar de los inmigrantes residentes en ese país y será aprobada en la habitual reunión del Consejo de Ministros de los viernes.

La ley plantea limitar la reagrupación de los ascendientes (abuelos), de modo que sólo podrán venir los mayores de 65 años y siempre que su familiar resida en España desde hace cinco años.

Con la reforma, recibirán de forma automática permiso de trabajo los hijos de los inmigrantes reagrupados en edad laboral (a partir de 16 años).

La Ley también prevé otorgar permisos de residencia y trabajo a las mujeres extranjeras víctimas de violencia machista y posibilitará reunir a la pareja de hecho en las mismas condiciones que un matrimonio.

Asimismo, la nueva Ley de Extranjería, que deberá ser aprobada definitivamente por el Congreso de los Diputados (Cámara Baja), prevé que no se castigará a aquellas ONG que presten asistencia humanitaria a los inmigrantes irregulares.

La reforma también contempla, entre otros asuntos, elevar a 60 días la estancia máxima en un centro de internamiento de los inmigrantes irregulares, que hasta ahora era de 40 días.

La Ley de Extranjería, que acomete su cuarta reforma en los últimos ocho años, es una de las legislaciones que ha sufrido más cambios, condicionados por el creciente fenómeno migratorio.

En los últimos años, España recibió a centenares de miles de inmigrantes procedentes sobre todo de países de América Latina,Marruecos y del este de Europa, especialmente de Rumanía y Ucrania.

Además, miles de personas, sobre todo jóvenes, procedentes del norte de África intentar alcanzar las costas españolas en precarias embarcaciones en las que muchos de ellos mueren.

Publicado el 28 June, 2009
por en Divulgación.

Imprimir artículo

Otros artículos