Hoy miércoles 4 de fabrero de 2009 acabamos de oir en la radio la noticia de un (¿otro?) enorme fraude o desfalco, de 70 mil MILLONES de pesos, por parte de compañías y bancos que gestionan títulos de pensionados de Ecopetrol.

Seguramente la Iglesia Católia dirá que basta con que se arrepientan esos “ladrones de guante blanco”, y sus pecados les serán perdonados.

¿Por qué decimos eso?

El domingo pasado escuchamos parte del sermón de un sacerdote en la Basílica del Señor de los Milagros de Buga. El Sacerdote era joven, por tanto no se trata de un viejo cura “carca” o de ideas anticuadas. Miren un extracto de las “perlas” que decía el cura, ante una iglesia absolutamente abarrotada:

– Si uno se roba 1000 pesitos, o 100 millones de pesitos, basta con arrepentirse para que Dios le perdone

– Si una mujer desea aumentar su autoestima sólo tiene que caminar cerca de una obra, y los obreros le dirán cosas lindas

Con este tipo de mensajes, la Iglesia Católica, como siempre, se pone al lado de los ricos y poderosos, fomenta y justifica el machismo, relativiza la explotación de todo un pueblo por parte de una clase dirigente corrupta, etc.

Qué diferente sería un mensaje donde se denunciara, desde el privilegiado púlpìlto de la iglesia, temas como:

– el abuso de poder de las instituciones
– la falta de justicia para los más desprotegidos de la sociedad
– la privatización salvaje de los bienes básicos: EDUCACIÓN Y SALUD
– la enorme diferencia que hay entre hurtar para alimentar a la familia y robar para enriquecer las cuentas bancarias de unos pocos
– el discurso antimachista, para que los hombres no miren a las mujeres como objetos sino como personas que merecen respeto
– etc.

(Seguro que nuestros lectores pueden añadir muchas líneas a esta lista.

También se podría denunciar las posiciones absolutamente conservadoras y retrógradas de la Iglesia Católica en temas sociales o científocos como:

– la homosexualidad,
– la teoría de la evolución darwiniana,
– el uso médico de células madre,
– el aborto en situaciones terribles para muchas mujeres,
– el uso del preservativo en condiciones normales y sin problemas de conciencia,
– etc.

El Señor de los Milagros de Buga debería hacer un milagro casi imposible: refundar su iglesia, y volver con el látigo que usó en su primera vida para echar del Templo a todos aquellos que no se merecen estar allí, que se dedican a comprar y vendero prebendas a los ricos y poderosos para que puedan entrar en el cielo,  a cambio de suculentos diezmos (que recibe el clero en la Tierra).

Publicado el 4 February, 2009
por en Noticias / Historias. Etiquetas: , , , , , , .

Imprimir artículo

Artículos relacionados