Nos llegó al BB este mensaje… es importante (no hay que recordar aquello de cuando el origen del nacismo: “Como no tiene que ver conmigo… no haré nada”)

Yo no se como os sentís vosotros. Yo hace mucho que no sentía tanta rabia y tanta vergüenza. Los expedientes a dos compañeros ya están en marcha. Imputados por desobediencia. Se han negado a hacer el payaso delante de sus alumnos. Se han negado a humillarse ante la prepotencia de un gobernante que lo único que pretende es medrar en su partido (el PP) a costa de una absurda batalla política.

Se enfrentan a la posibilidad de ser sancionados con tres años de suspensión de empleo y sueldo. ¿Lo vamos consentir? ¿Vamos a seguir dando nuestras clases como si no pasara nada? ¿Como si esto no tuviera que ver con nosotros? ¿Sin querer darnos cuenta del monstruo que estamos dejando crecer? ¿No vamos a ser capaces de detener esta caza de brujas?

El jueves pasado asambleas de profesores demandaron a los sindicatos que inicien movilizaciones con la intención de llegar a una convocatoria de huelga general en la educación. Es un primer paso. Incierto. Sabemos la situación en la que nos encontramos. ¡Pero algo tendremos que hacer!

De algo tendrán que servir nuestros recursos didácticos para que nuestros compañeros, nuestros alumnos y sus padres entiendan que tenemos que parar esta locura, que no se puede consentir que un gobierno legisle contra la realidad, ponga a todos los profesores
fuera de la ley y expediente a los que tienen el valor de reprochárselo. Nos guste o no tendremos que convertirnos todos, de verdad, en la práctica, en profesores de Educación para la Ciudadanía, porque, nos guste o no, esta es una batalla que no nos podemos
permitir el lujo de perder. Alguna de nuestras prioridades, por algún tiempo, tendrá que cambiar.


Imprimir artículo

Artículos relacionados