Hemos leído aquí esta interesante reflexión sobre la muerte del castellano, y el auge de las lenguas americanas. Se lo resumimos…

“El castellano que vosotros habláis es una lengua muerta”.

“Mira, en Europa sois cuatro gatos los castellanoparlantes. Aquí, al otro lado del Atlántico, somos diez veces más las personas que lo hablamos. Nosotros lo mantenemos vivo. Y si no lo crees, mira de qué parte son la mayoría de escritores…”

Mi interlocutora es profesora del departamento de español, portugués y catalán de la Universidad de California en Berkeley

Han pasado cerca de 25 años de esta conversación, y en los últimos viajes largos que he hecho en avión con compañías no españolas he descubierto que las películas que proyectan en estos aviones están doblades a un español que me cuesta entender. Tanto, que a menudo he tenido que por la versión original inglesa o francesa.

Con la excepción de Iberia y de las películas españolas, todas las otras usan este español moderno y vivo, según la opinión de mi amiga, pero muy incomprensible para mí.

Si se quieren hacer una idea de lo que les estoy hablando, quizás recordarán –especialmente los que tengan una edad similar a la mía– el lío que se armó por acá cuando Televisión Española intentó emitir series y películas dobladas a este español de allá.

O, también, el revuelo que supuso que una locutora usara su acento del sur –no sé si andaluz o canario– en los informativos de la televisión estatal.

Quizás ahora más que nunca haya acabado d’entender cuál es uno de los papeles esenciales de la lengua estándar: ser un punto de referencia y de encuentro de todos los hablantes de una misma lengua.

Justamente una de las servidumbres que está sufriendo el inglés como lingua franca global es la aparición de una multitud de dialectos, de manera que empieza a haber dificultades de comprensión entre hablantes de dos dialectos diferentes.

Hace ya tiempo que ingleses y americanos hablan de ser dos comunidades que están separadas por una lengua común.

Me parece que en el caso del estado español, Iberoamérica y el idioma español, ni siquiera se puede decir esto.



Imprimir artículo

Artículos relacionados