¡Qué sorpresa! He visto un chiste gráfico en este blog que me trae a la memoria los abusos de empresas multinacionales como la Telefónica Española en tantos países sudamericanos.

zaplana.jpg

Me dicen por acá que el tal personaje “Eduardo Zaplana” epitomiza lo que nunca debería de ser un político:

– el hombre pasa por la política local (ayuntamiento de Benidorm) con la intención declarada (y publicada) de enriquecerse;

– pasa por la política autonómica, como presidente del gobierno autónomo, para destruir todo lo que encuentra a su paso: cultura, idioma, escuelas, universidad, territorio, etc., y crear parques temáticos absurdos para que se enriquezcan sus amigos construyendo urbanizaciones a su alrededor;

– pasa por la política estatal para ser, con sus compañeros de partido, embustero, cínico, destructor de todo lo que suene a libertad y suponga avances sociales, y para defender una idea trasnochada de estado;

– pasa a la esfera privada cuando (afortunadamente) su partido pierde las recientes elecciones y, como premio, inmediatamente lo contrata la misma multinacional Telefónica con un sueldo de vergüenza (de muchos-muchos ceros, en euros)

¿Y luego quieren ustedes contratar servicios con esta empresa en su país? Piénsenselo dos veces y busquen alternativas, ¡por favor!

No contribuyan con sus facturas de celular o de ADSL al sueldo de personajes como éste, que no merece más que ********* (les dejo espacio para el calificativo que prefieran).

zaplana.gif


Imprimir artículo

Artículos relacionados