Les hemos extraído algunas frases, y comentarios de alumnos que participaron en un debate sobre el trabajo de C. Miqueo et al., publicado en la revista Feminismo/s, 1, junio 2003, pp. 195-216, y que tiene el título concreto siguiente:

“Del análisis crítico a la autoridad femenina en la ciencia”

EXTRACTOS DEL TRABAJO

Situarse en las vidas de las mujeres para construir conocimiento ha permitido que los estudios de género hayan abordado de manera crítica cuestiones como los hábitos de exclusión de las mujeres del saber transmitido, la denegación de autoridad epistémica femenina, la producción de teorías sesgadas acerca de las mujeres, la no consideración de estilos cognitivos y modos de conocimientos femeninos, la producción de teorías sobre la realidad que ocultan las actividades e intereses de las mujeres y la producción de conocimiento científico que, en lugar de servir como herramienta de cambio de las relaciones de poder, refuerza las estructuras de jerarquía y dominación.

Esta labor crítica ha ido acompañada de una construcción alternativa que ha recuperado figuras de autoridad femenina en la ciencia, así como teorías y modos de hacer que constituyen un legado que amplía, mejora y completa el cuerpo de conocimientos tecnocientíficos a nuestra disposición.

Partir de las vidas de las mujeres

Según muestran las biografías de las científicas, las mujeres han estado participando en la construcción de la ciencia en todas las épocas y en todos los lugares. El deseo de conocer el mundo de un modo sistemático y colectivo, deseo que está en la base del desarrollo de la ciencia, ha llevado a muchas mujeres a desafiar estereotipos para entrar en mundos misóginos, o bien a crear espacios para la investigación científica en los lugares donde transcurrían sus vidas, originando así escenarios de libertad femenina también para la ciencia.

La historia de las mujeres científicas saca a la luz una realidad largamente silenciada por la historia de la ciencia, en la cual las contribuciones de las mujeres permanecen, por lo general, invisibles. La misma historia de la ciencia presenta dos razones para explicar la ausencia de registro de las aportaciones de las mujeres: una, que la mayoría y los principales descubrimientos científicos han sido realizados por varones, y, otra, que en la investigación científica el sujeto investigador no tiene sexo, o éste no es relevante. La expresión conjunta de ambos argumentos constituye una paradoja, ya que, si aceptáramos la segunda razón, la primera no podría siquiera ser formulada. La misma contradicción sugiere que hay algo más que no se recoge en estas razones. Numerosos estudios feministas, realizados desde distintas perspectivas, han analizado las formas en que la institucionalización y la historia operan para invisibilizar a las mujeres y cancelar la autoría femenina en la ciencia, y muestran que hay ocultación cuando la historia presenta a la ciencia como un mundo del que las mujeres están ausentes.

…Todos los nombres ligados a descubrimientos y leyes científicas son tomados como masculinos. Es fácil comprobar esta afirmación preguntando a cualquiera que haya cursado un bachillerato o una carrera de ciencias: un gesto de sorpresa acompaña siempre a quien se entera de que alguno de los nombres aprendidos corresponde a una mujer.

Por otra parte, sólo el nombre de Mme. Curie es citado cuando se pregunta por una mujer científica –y no hay que olvidar que recibió dos veces el Premio Nobel y que, aunque se le conozca por el apellido de su esposo, se aprende siempre precedido por el apelativo Mme. o el nombre de Marie. Informar de la identidad femenina de
una científica del pasado tiene algo de transgresión, de quebrantamiento de una norma.

Desvelar su realidad femenina puede poner en entredicho la importancia
del nombre y la de su descubrimiento, e incluso despertar sospechas sobre las verdaderas intenciones de quien proporciona la información.

Sesgos androcéntricos en textos científicos

La recepción del conocimiento científico en las distintas etapas de formación produce fuertes contradicciones en las mujeres que se acercan al discurso y práctica científicos porque no se identifican bien con ese saber tan autorizado. Desde la generación de nuevo conocimiento (producción de originales) hasta los manuales universitarios, desde las monografías de síntesis hasta los titulares de los artículos de prensa diaria, este discurso se va cargando de significados de género.

Para valorar el sexismo detectado es importante caracterizar la fase del ciclo científico, el tipo de fuente documental y su función social, porque el grado de estereotipia sexual del discurso científico es directamente proporcional a la cultura de género del público receptor (o reproductor). Los dos ejemplos que analizamos a continuación evidencian sesgos androcéntricos producidos por mecanismos bien distintos y de diferente repercusión…

**************************
COMENTARIOS DE LAS/LOS ALUMNAS/OS

Partir de las vidas de las mujeres

Me ha llamado mucho la atención, como la condición de neutralidad ha escondido durante muchos años las aportaciones de las mujeres a la ciencia, máxime cuando además debían de superar multitud de dificultades para acceder a realizar tanto sus estudios como trabajos de investigación.

En cuanto a la parte que a mí me queda más cerca, estudio Enfermería, me doy cuenta que ocurre algo diferente. Es un campo donde las pioneras, desde un principio han sido mujeres (Florence Nightingale, Martha Rogers, Virginia Henderson, etc.), que crearon los fundamentos de la Enfermería moderna a partir de cero.

Mujeres en la cienca

En esta lectura se muestra que se quiere dar una independencia del sexo en los investigadores, pero creo que esta “neutralidad” ha sido impuesta por los hombres que dominaban estos campos, obligando a las mujeres a organizarse de alguna manera por sus propios medios.

En mi carrera informática, de la rama de las matemáticas, nunca se ha hecho referencia a algoritmos o métodos creados por mujeres (aunque el número de mujeres que optan por estas especialidades va en aumento). No se si será porque no es un tema que interese mucho a las mujeres o por su relativa joventud de esta. En la lectura se puede apreciar que casi todos los descubrimientos que han hecho un hueco de reconocimiento a las mujeres son de tema biológico.

En el campo de las matemáticas

Yo estoy terminando la carrera de Matemáticas, y nunca he pensado que en mi ambito laboral, las matemáticas y la docencia existia discriminación hacia la mujer, ahora bien, después de leer el documento primero me he dado cuenta que si que la hay, porque a pesar de que en estos tiempos de ahora yo no he notado ninguna discriminación, ya que yo tengo por igual profesores que profesoras, y pienso que luego cuando yo trabaje en un instituto la profesión de matemáticas enfocada a la docencia no esta discriminada por el sexo, pero al leer la lectura me he dado cuenta de que casi todos los teoremas que he visto en la carrera son realizados por hombres, o al igual como muchas veces no se nos proporciona una historia sobre las matemáticas, pues me da la sensación de que en su mayoria han sido hombres los autores de dichos teoremas, y esto es una cuestión en la que jamás habia pensado.

Comentario Lectura 1

La primera lectura me ha hecho recapacitar, yo no pertenezco al mundo de la ciencia y afortunadamente siempre me he movido en ambientes donde creo que no han existido tantas diferencias relacionadas con el género.

Pero a la vista de las lecturas he recapacitado y ahora soy más consciente que nunca que efectivamente la mujer en ocasiones permanece en una especie de neutralidad, que ya casi tenemos asumida.

Trabajo en Banca y como he dicho no observo discriminaciones excesivas, pero si me paro a mirar, me sorprendo al comprobar que los que llegan a los puestos más elevados son hombres….Cual es el motivo real, ellas no quieren, no les dan la posibilidad y la que llega, las pocas que llegan, son mujeres pero han renunciado a todo por el puesto, y cuando digo esto sabéis a lo que me refiero… familia, hijos, entre otros.

Volviendo a la lectura, al hacer un “flash back” en la memoria efectivamente no recuerdo por ejemplo inventores femeninos, y otra de mis dudas es, las mujeres que entonces estaban en el mundo de la ciencia, ¿podían seguir siendo ellas o debían hacer ciertas renuncias?


Imprimir artículo

Artículos relacionados