Las reflexiones siguientes están tomadas del curso tic@’t: Feminismo/s – Cuestiones de género

feminismos.gif

Dijo una alumna:

Anti – feminismo de las mujeres

Ya que he acabado el curso quería dejar una reflexión a la que realmente dedico tiempo. ¿Creéis que ha aumentado el “anti – feminismo” entre las mujeres?

Me explico: he ido viendo que aumentan los comentarios del estilo…

– “las feministas son unas amargadas que no saben más que criticar”

– “se hacen reclamaciones estúpidas”

– “parece que tienen demasiado tiempo libre”

– “es una exageración”

– “la mujer no debe compararse al hombre”, etc.

… provinientes de mujeres-jóvenes que dicen preferir el ser “cuidadas” por hombres, continuar con su imagen de mujer = sexo débil y no tener ganas de “meterse en berenjenales” de reivindicaciones anticuadas. ¿Qué opináis?

Y sobre el curso, quiero decir que me ha gustado mucho. Es fantástico que cada vez haya más oportunidades que hacer actividades en las que hombres y mujerse nos juntemos para hablar de un tema que sólo hará evolucionar favorablemente la sociedad.

Un@ de l@s profesor@s le contestó:

Mira esta reflexión extraída de la introducción al volumen 10 de Feminismo_s, ¡tal vez te anime a seguir luchando!

Y es que, al revisar publicaciones sobre cuestiones de género, se constatan dos hechos importantes con respecto a temas de investigación y la formación investigadora:

El primer hecho es que aquello que en algún momento era “feminista” se convierte en obvio en otro momento. Cuando puntos de vista o prácticas feministas son ampliamente aceptados en términos culturales o científicos, ya no se ven como “feministas”.

Por este motivo, el término feminista siempre se refiere a personas, políticas o propuestas que están en la vanguardia.

Y en segundo lugar, no hay una ciencia de mujeres y una de hombres, ni una manera femenina de saber, que se aplique en el laboratorio de investigación o en la consulta médica.

Pero esto no significa que el sesgo de género no haya tenido un impacto enorme en todos los campos del conocimiento. Aun así, el análisis desde la perspectiva de género requiere una formación rigurosa porque no hay recetas que se puedan incluir simplemente en cada proyecto de investigación.

Esto implica que la formación en el análisis de género debe empezar en los años de estudios universitarios y de formación como doctorandos.


Imprimir artículo

Artículos relacionados