La depresión y su tratamiento

depre.gif

Es la depresión la enfermedad que afecta a más del 17% de la población, y en mayor cantidad a la mujer que al hombre; no obstante, varios estudios han encontrado que este problema frecuentemente no es detectado.

La depresión incluye una serie de cuadros clínicos caracterizados por trastornos del estado de ánimo de diversa intensidad y temporalidad, puede aparecer en cualquier etapa de la vida, junto con síntomas físicos.

Intervienen en su manifestación diversos factores como la personalidad, factores genéticos, bioquímicos y ambientales.

La depresión es una de las enfermedades crónicas que más negativamente incide en la calidad de vida, incluso más que la HTA (hiperpensión), diabetes etc. Puede incluso llevar al individuo a la muerte, de ahí la importancia de ser tratada enérgica y eficazmente.

Aunque no se conoce exactamente cual es la base bioquímica de estos trastornos depresivos, es evidente que los antidepresivos actúan mediante procesos bioquímicos por lo que es lógico relacionarlos con posibles alteraciones biológicas, que como mínimo, expliquen los síntomas y justifiquen su utilización clínica.

Se atribuye a muchos neurotrasmisores ser los responsables de la depresión. También se ha postulado la posible alteración de los niveles de aminas biógenas en los distintos fluidos corporales y sobre las posibles alteraciones de los receptores, junto con otras nuevas y muchas teorias. Es este momento está probada la eficacia de los fármacos, pero no se conoce de forma precisa su forma de actuación.

Es así que dentro de las muchas funciones que se le atribuyen a la noradrenalina (NA) se pueden mencionar:
-direccionalidad de la atención,
-control de la cognición,
-estado de ánimo,
-movimiento y presión arterial.

Muchos datos sugieren la participación de la NA en los procesos depresivos, pues se da un incremento de la sensibilidad de los recepetores B junto a una disminución de los alfa-2 a nivel central. Se ha visto una importante relación de los sistemas noradrenérgicos con los sistemas 5-HT, Ach, GABA y DA, siendo el 5-HT el más importante. El papel que cumple la NA en la depresión parece estar relacionado con síntomas vegetativos, la ansiedad y con la activación de la enfermedad, pero aún no es definitivo su papel etiológico en la depresión.

La serotonina interviene en la
-modulación del estado de ánimo,
-control de los movimientos,
-compulsiones,
-obsesiones,
-pánico,
-conducta alimentaria,
-vómito,
-respuesta sexual,
-trastornos de ansiedad y
-dolor,

Existe una clara relación entre las funciones de la 5HT y los síntomas de la depresión, así como la pérdida del control de impulsos y las ideas suicidas. Sin embargo, los 5HT no desempeñan un papel etiológico único en la depresión.

En los cuadros depresivos se ha prestado poca atención a la dopamina, frente a otros NT; sin embargo, está relacionada directamente con los síntomas de disminución de actividad y actividad motora.

Los antidepresivos activan los genes encargados de la formación del BDNF. La menor respuesta al tratamiento se explicaría por la alteración del gen que codifica la formación del factor de crecimiento celular (BDNF), siendo ésta progresiva a medida que se suceden los episodios depresivos.

La función de los antidepresivos disminuyen la hiperactividad del eje HHA mediante un incremento de la retroalimentación negativa.

El neuropéptidoY esta siendo investigado en los últimos años, ya que los niveles de éstos pueden jugar un papel importante en la fisiopatología de la depresión.

A pesar de que varios neurotrasmisores (5-HT, NA, dopamina, GABA, acetilcolina) se relacionan actualmente de una forma directa o indirecta en la patogenia de los trastornos afectivos, las sustancias que siguen estando más implicadas en investigaciones recientes continuán siendo los neurotrasmisores noradrenérgicos, y sobre todo la 5-HT, aunque el modelo basado en la carencia de una u otra sustancia ha ido cediendo terreno a teorías basadas en el desequilibrio entre los sistemas de neurotrasmisión y sobre todo en la desregulación de los receptores donde actúan y que regulan la actividad de dichos neurotransmisores.


Imprimir artículo

Artículos relacionados