Continuamente nos llegan ofertas de nuevos productos alimentarios y, casi siempre, al poco tiempo se levantan voces de alarma en su contra.

Ciertamente la industria alimentaria mueve MUCHÍSIMO dinero, y tiene el mayor interés en que consumamos sus productos. Muchos de estos productos reemplazan comidas más “naturales” o tradicionales, con el consiguiente aumento de la obesidad, problemas médicos, etc.

Además, habitualmente no se han hecho pruebas a LARGO PLAZO para comprobar si el nuevo producto puede traer más bien perjuicios para la salud .

Hoy les traemos un ejemplo de contracampaña:

Actimel, medicina peligrosa a medio, largo plazo!!!

actimel.gif

El correo en que nos llegó esta noticia dice lo siguiente:

Nos dan a comer cualquier cosa sin ningún tipo de escrúpulos.

El ACTIMEL provee al organismo una bacteria llamada L.CASEI. Esta sustancia es generada normalmente por el 98% de los organismos, pero cuando se le suministra externamente por un tiempo prolongado, el cuerpo deja de elaborarla y paulatinamente ‘olvida’ que debe hacerlo y cómo hacerlo, sobre todo en personas menores a 14 años.

En realidad, el actimel surgió como un medicamento para esas pocas personas que no lo elaboraban, pero ese universo era tan pequeño que el medicamento resultó no rentable; para hacerlo rentable se vendió su patente a empresas alimenticias.

La Secretaría de Salud (de Argentina) obligó a indicar en la publicidad que el producto no debe consumirse por un tiempo prolongado; y cumplieron, pero en una forma tan sutil que ningún consumidor lo percibe (p.ej.: ‘Desafío actimel – consúmalo durante 14 días’ o ‘Haga de agosto su actimel’).

Si una madre decide completar la dieta con actimel, no percibe ningún aviso sobre su inconveniencia y no ve que puede estar haciendo un daño importante a futuro a causa de las manipulaciones publicitarias para impulsar los negocios.

Conclusión:

El BB no afirma ni niega la veracidad de esta noticia. Ciertamente pueden encontrar muchas páginas en Internet a favor y en contra de este producto. Una de ellas, a favor por supuesto, de la misma empresa Danone.

act.gif

Pero conviene informarse bien antes de cambiar hábitos alimenticios o de cualquier otro tipo.

Hay muchos ejemplos de campañas cínicas guiadas por el ánimo de lucro, sin importar los perjuicios, como cuando multinacionales de la alimentación intentan vender leche en polvo a países africanos y se “recomienda” que sustituya la lactancia materna.

Publicado el 11 April, 2008
por en Salud. Etiquetas: , , .

Imprimir artículo

Otros artículos