Decíamos en El viejo huevo de Colón o Cómo plantar un huevo (1ª parte), que Colón mostró cómo se podía hacer para que un huevo quedara de pie, rompiendo ligeramente la base del huevo.

La historia tiene la bonita moraleja de que “toda pregunta es fácil, una vez se conoce la respuesta“.

Pero, ¿y si les decimos que Colón hizo trampa?

Es posible que no hiciera “trampa”, pero escogió la salida más fácil al problema planteado.

Y si alguno de los presentes hubiera tenido buen pulso, Colón habría quedado como un bobo, porque los huevos sí que pueden plantarse.

Es decir, que se pueden quedar de pie, plantados, sin apoyarse en nada. ¿No se lo creen? Miren:

ou1-elbb

Foto cortesía de olivetalks.com

No, no está apoyado en nada. Solamente hace falta mucha paciencia. Miren:

ous-2apart-elbb.JPG

Foto cortesía de olivetalks.com

Hay que ponerlos sobre la mesa y, con paciencia, ir haciendo pequeñísimos ajustes de manera que no caigan.

Coja una docena de huevos y, con paciencia, mire cuantos huevos puede conseguir que se planten. Normalmente, se puede conseguir que se planten al menos ¡3 ó 4 huevos de cada docena!

Pruébelo, y cuando lo consiga, envíenos la foto y se la publicaremos.


Imprimir artículo

Artículos relacionados