Ideas para meditar: Modifiquemos la forma cómo educamos sobre copyright a nuestros alumnos. Tomemos una actitud positiva: HAGAMOS COSAS, EXPLOREMOS, NO PROHIBAMOS.

Hemos leído aquí

blue.gif

un artículo interesante, titulado Changing how we teach copyright – Part I,

cr1.gif

Se lo resumimos y comentamos a continuación:

Cambiemos el énfasis de cómo educar sobre copyright: de qué está prohibido a qué está permitido.

Suele haber un EXCESO DE CELO en el cumplimiento de las leyes de copyright, por parte de algunos docentes, que dejan de usar herramientas docentes legítimas y útiles por temor a violar el copyright.

El uso de materiales con copyright en proyectos docentes o de investigación es perfectamente legal si aquellos se citan adecuadamente, y si su uso suplementa (y no suplanta ni plagia) el material utilizado.

No se infringe el copyright si se hace un “uso adecuado” de materiales con copyright, como: reproducción en copias, grabaciones, etc., para:

– críticas
– comentarios
– información en noticieros
– enseñanza (incluso hacer copias múltiples para uso en el aula)
– investigación o trabajo académico

Un “uso adecuado” supone un uso no comercial ni con fines lucrativos.

Pero también se puede “transformar” el material con copyright.
Por ejemplo, se puede tomar un vídeo con copyright y “recortarlo, retocarlo” para:
o Parodias y sátiras
o Comentarios positivos, negativos o críticos
o Citarlo o iniciar una discusión
o Usarlo como ilustración o como ejemplo
o Uso incidental
o Reportes o diarios personales
o Archivos de materiales vulnerables o de interés particular
o Hacer un pastiche o collage

Los docentes pueden mostrar en clase copias personales de vídeos, recortes de emisiones de radio o TV, etc. Pueden, también, usar materiales con copyright para proyectos en:

o la docencia presencial
o actividades diseñadas para el estudio de los alumnos
o enseñanza no presencial (siempre que los alumnos no puedan copiar los materiales con copyright)
o durante dos años, como máximo, desde que el docente empezó a usarlos con fines educativos; (tras 2 años, el profesor debe de solicitar permiso para usar los materiales con copyright)
o presentaciones en conferencias o talleres docentes
o usos personales como pruebas de acceso a trabajos permanentes, o entrevistas de trabajo

Los estudiantes pueden, igualmente, crear proyectos educativos multimedia que contengan materiales con copyright para:

+ usos educativos en el curso académico para el que fueron creados
+ portafolios, como ejemplos de trabajo académico
+ usos personales como entrevistas de trabajo cuando se graduen

Los educadores deben de conocer los “límites externos” y no sólo los “puertos seguros” en el uso de materiales con copyright, y deben de animar a sus alumnos a que exploren también estas fronteras.

¡Debemos ser conscientes de los derechos legales, y no sólo de los límites!


Imprimir artículo

Artículos relacionados