Muchos colombianos estudiamos en España.

Muchos de nosotros hemos visto, con profunda decepción, que el sistema universitario español deja mucho que desear.

En lugar de decirlo con nuestras palabras (ya tendremos tiempo de hablar de ello: hasta que no tengamos el “título” en las manos, nos tememos posibles represalias) lo diremos en las palabras del sociólogo Ignacio Sotelo.

Léanlo aquí De continente a islote y aquí Universidad de asignaturas o de titularidades. En este blog se sigue el tema, y se dice, por ejemplo:

El artículo es largo, toca todos los problemas de nuestra universidad, y en todos acierta, en mi opinión, en el diagnóstico. Difícil de sintetizar; creo que cualquiera mínimamente preocupado por la educación superior y la investigación en España debería leerlo con calma. Inicia el texto comentando el “escándalo” e indignación, esperable, que sus opiniones, expuestas en público recientemente, generaron dentro de respetados académicos. Esto no es más que un a prueba de lo acertado de sus diagnósticos.

No deja títere con cabeza. Empieza por la lección magistral, una reminiscencia de la época anterior a la imprenta, y que ya hace un tiempo que dejó de tener sentido. Hoy en día no es más que una barrera para que los estudiantes aprendan a dudar, a plantearse preguntas, lo que debería ser el principal objetivo de la universidad moderna.

Y a partir del argumento anterior, ataca frontalmente uno de los objetivos más anunciados por nuestras universidades, y que han generado más autocomplacencia: que docencia e investigación deben caminar unidas. Sotelo niega que esto suceda en nuestro entorno, y da una prueba clara: la posición que cada cual ocupa en su institución universitaria tiene poco (nada?) que ver con su calidad docente e investigadora…


Imprimir artículo

Otros artículos