Sigamos con el tema del placer erotismo – sexualidad.

Claramente, podemos comprender que la función reproductora se ubica en los genitales y que se puede llevar a cabo sólo a través de la penetración o coito vaginal.

La función erótica es substancialmente diferente. En principio, el erotismo no se ubica en los genitales ni podemos localizarlo en una parte específica del cuerpo. Tampoco se limita a un solo tipo de actividad (el coito).

La función erótica podemos considerarla como la potencialidad que tenemos de reinterpretar estímulos como placenteros y así poder disfrutarlos.

Un ejemplo para explicar lo anterior es el darse la mano. En varios momentos, das la mano para saludar, despedirte o presentarte y no sientes nada especial con ello. Pero si te “cambias el chip” y te pones la mente en “clave erótica” puedes disfrutar inmensamente de una cogida de manos (recuerda las primeras veces que te coges las manos con tus nuevas parejas, es delicioso, te sientes súper). Nuevamente, la razón es la misma: no importa la parte del cuerpo que utilices, ni la actividad que hagas, sino cómo la interpretas, cómo lo vives.

(También pueden leer informaciones interesantes sobre el tema aquí).

sex.gif


Imprimir artículo

Artículos relacionados