Los seres humanos, a diferencia de los demás seres vivos, funcionamos en dos niveles distintos: uno básico, común a todos los seres vivos, que se ocupa de las posibilidades de sobreviviencia (desde el punto de vista evolutivo se llama un fin adaptativo) y un nivel nuevo, sólo humano, que permite disfrutar de la existencia (fin placentero, porque mejora las posibilidades de sobrevivencia y se ocupa de la posibilidad de disfrute vital).

Como consecuencia de lo anterior, los humanos ejercemos nuestra vida sexual de dos maneras. Uno adaptativo, de sobrevivencia, a través de la reproducción. Y, uno nuevo, sólo humano, placentero o gratuito, que denominamos “erotismo” o “función erótica”, definiéndose ésta como la búsqueda consciente del placer sexual.

Búsqueda, porque requerimos de un proceso de aprendizaje erótico; consciente, porque podemos decidir sobre ella; y placer sexual, que no significa irresponsabilidad o desborde. Es lícito hacer algo por el disfute que derivamos de ello.

Publicado el 2 April, 2008
por en Salud. Etiquetas: , , , .

Imprimir artículo

Artículos relacionados