El reciente libro del prof. Ernst, The Desktop Guide to CAM: An evidence-based approach, Elsevier (2006), aporta unas ideas bien interesantes sobre el tema de las nuevas medicinas.

cam.gif

El lenguaje, la terminología, es importante
El lenguaje no es neutro: no produce el mismo efecto si hablamos de impotencia masculina que si nos referimos a disfunción eréctil.

Asimismo, no es lo mismo hablar de Medicinas Alternativas o Complementarias (MAC): ¿alternativa a qué?, ¿complementaria de qué?… que hablar simplemente de Terapias.

Ni es lo mismo decir que a la consulta vienen enfermos o pacientes que decir que vienen clientes.

Ni tampoco es el mismo decir que tratamos enfermedades que decir que se discuten condiciones médicas.

Interés en las MAC
Las personas (los “pacientes”) cada vez se interesan más por los tratamientos no convencionales para sus dolencias o condiciones médicas. En parte se debe a que muchas enfermedades crónicas no responden bien a los tratamientos convencionales, y se buscan respuestas en tratamientos alternativos.

Además, no se trata sólo de curar sino, principalmente, de mantener la salud, el bienestar.

No se trata de “nuevas terapias”. Muchas terapias alternativas se han usado durante centenares o miles de años, y son la fuente primaria de atención médica en más del 70% de la población mundial. Aun así, hay poca información de calidad sobre si estas terapias funcionan o no, o si son seguras.

(Continuará) 

Publicado el 24 March, 2008
por en Salud. Etiquetas: , , , .

Imprimir artículo

Artículos relacionados