-placenteras o desagradables
-estimulantes o deprimentes
-realizables o no

La imaginación y la creatividad forman parte del acto de fantasear. Las fantasías sexuales más frecuentes son la creación de imágenes sobre la forma de obtener gratificación sexual.

Las fantasías sexuales pueden ser desencadenadas por estímulos externos, por propia decisión o se suceden aparentemente en forma espontánea (estímulos internos).

“Las fantasías sexuales se definen como representaciones imaginarias emanadas del inconsciente que permiten visualizar situaciones sexuales que se han vivido, que nunca se van a vivir, o que se desearía vivir en algún momento. Permiten una evasión temporal de la realidad, y en ellas se concentran sueños, recuerdos, deseos y frustraciones.”

Las fantasías femeninas suelen ser muy elaboradas y tener un alto contenido emocional.
Se basan en el proceso de excitación y el desarrollo de la propia fantasía. Suelen contener muchos detalles, que le confieren un alto juego erótico. En la mayoría de los casos, la propia mujer es la protagonista de la historia.

Las fantasías masculinas suelen ser visuales y gráficas. Son directas y contienen pocos estímulos accesorios o colaterales. Se expresan en relación con la finalidad de la fantasía, más que en el propio proceso de la misma.

Y tu ¿tienes fantasías sexuales?

Publicado el 21 March, 2008
por en Salud.

Imprimir artículo

Otros artículos