El Tiempo hablaba en su edición del domingo 17/feb/08 del caso de las Pirámides,

piramide001.jpg

pero no explicaba claramente el engaño que éstas suponen.

Nosotros lo vemos así:

Imagínense que yo envío un correo a 5 personas, que llamaré “mis amigos”; les indico que sólo han de depositar 10.000 pesos en mi cuenta.

Yo gano 50.000 pesos, y no me costó nada. Mis 5 “amigos” han gastado 10.000 pesos cada uno.

Si aquí se rompe la cadena, yo gané 50.000 pesos sin hacer nada, y 5 “amigos” perdieron 10.000 pesos cada uno.

Si yo les digo a esos 5 “amigos” que cada uno escriba un correo a 5 personas y que repitan la operación, tendremos ya 25 personas involucradas.

Mis 5 “amigos” habrán recibido 50.000 pesos cada uno. Y como se gastaron 10.000 en mi, habrán ganado 40.000 pesos, es decir, el 400% de la inersión que hicieron conmigo.

Si aquí se rompe la cadena, resulta que:

– yo gané 50.000 pesos, sin hacer ningún trabajo productivo
– mis 5 amigos ganaron 40.000 pesos cada uno, sin hacer ningún trabajo productivo
– los 25 amigos de mis amigos han perdido cada uno 10.000 pesos

Total de ganacias de la cadena: 50.000 + 5*40.000 = 250.000 pesos

Total de pérdidas de la cadena: 25*10.000 = 250.000 pesos

Por tanto, 6 personas (mis 5 amigos y yo) han engañado a 25 personas.

**************************************************************

Supongamos que la cadena no se rompe en el 2º eslabón, sino en el número 10 ó 100! Imagínense la cantidad de dinero involucrado y el GRAN número de personas involucradas y el MAYOR NÚMERO de personas engañadas.

¿O nos hemos equivocado en algún cálculo?

******************************************************

Las pirámides de México, de Guatemala o  de Egipto son mucho más inteligentes…

Publicado el 25 February, 2008
por en Noticias / Historias. Etiquetas: , , , , , .

Imprimir artículo

Artículos relacionados